"Cuando hables, procura que tus palabras sean mejores que el silencio". Proverbio hindú

13 de mayo de 2012

Secretos de la noche

Llega la noche cómplice de secretos pensamientos que revolotean a mi antojo matizados de dulzura y pasión.

Pensamientos que brotan como semillas de la tierra y lucen variadas formas: muchos dibujan sonrisas, algunos ruborizan mi rostro y otros más despiertan el fuego interno de mi ser.

Me invitan a recorrer diferentes senderos y todos llegan a ti mi dulce tentación, inspirador de fantasías salpicadas de erotismo que me han llevado a ese otro lugar tan anhelado en el cual nos unimos en una hermosa sinfonía de besos, caricias y suspiros.

(Redactado: Julio 18 de 2006)

12 de mayo de 2012

Palabras del alma

Heme aquí imaginando si al igual que yo estás sin conciliar el sueño o por el contrario duermes plácidamente. 

Entonces se me antoja hablar con el señor viento y pedirle que a través de la suave brisa acaricie tu cabello y tu rostro, como si fueran mis manos; que una rafaga inusitada envuelva tu cuerpo como si fueran mis brazos y te susurre quedamente al oído: "Ella piensa en ti. A veces en la noche la contemplo observando las estrellas, en la búsqueda de esa estrella fugaz que será la portadora de uno de sus sueños... no me ha contado cuál es".

Y si las nubes fuesen mis amigas viajarían a tu cielo dibujando un te quiero... adornado con corazones. Pero cómo pretender todo esto si soy una mortal, no pertenezco a la raza de los dioses que todo lo pueden cuando quieren...

Sin embargo, queda la imaginación que no conoce de límites, y ella es mi amiga. Así que todo es posible, mi alma viaja libre y en el mudo silencio a viva voz te dice: 

Has llegado a mi existencia como una marejada incontrolable de emociones. Marcando un nuevo compás en mi vida. Las brumas en el horizonte ya no existen, gracias a la luz de tu presencia. Regocijo, siente todo mi ser; no temo el mañana, cada día será una ocasión para expresarnos nuestro amor y compartir nuestras vidas.

(Redactado: Abril 28 de 2006)

28 de febrero de 2012

Cuándo el día fue noche y la noche día

(Redactado Septiembre 7 de 2004)
 
Cuenta la Madre Naturaleza que hace mucho, mucho tiempo el señor Sol y la señora Luna entraron  en un dilema sobre la importancia de cada uno representaba para ella.

El señor Sol le decía a la señora Luna, yo irradio la energía que necesitan todas las criaturas, le brindo calor y gracias a mí pueden ver el hermoso colorido que les rodea.

Y la señora Luna, a su vez le replicaba: Sin mí no podrían ver de las estrellas, además les  brindo el fresco de la noche y soy la inspiración de los enamorados.

- El señor Sol: Señora Luna eres fría y además pálida…

- La señora Luna: Señor Sol eres muy jactancioso (vanidoso, arrogante), te crees insustituible...

Y continuaron con sus reproches….

Hasta que tomaron la decisión de cambiar lo que cada uno hacía por el otro; la Luna tendría la oportunidad de salir en el Día y el Sol en la noche.

La Madre Naturaleza intervino para que no llegaran a tales extremos pero ambos se habían ofendido de tal modo que fue imposible hacerles cambiar de opinión.

Llegó el momento que habían esperado:

La Luna salió de día, tendría la oportunidad de estar 12 horas en el  lugar del Sol.

Nadie se había despertado; se les hizo a las personas tarde para ir a sus trabajos, a la escuela, la universidad en general para realizar sus actividades cotidianas. Todo estaba oscuro, tuvieron que encender todos los bombillos de sus casas, y activar el alumbrado público para que no se presentaran accidentes. Las personas se sentían extrañas, pues no entendían que había sucedido.

Los animales y plantas de la selva que salen a luz del señor Sol, no sabían que hacer si despertar o simplemente dormir esas 12 horas en espera de que apareciera el señor Sol. Y los animales nocturnos algunos despertaron pero les parecía que no habían descansado lo suficiente otros creyeron que el día estaba oscuro porque iba a llover así que esperaron a que transcurriera el tiempo para despertar.

La señora Luna no entendía porque estaban mal humorados. Se encontraba en todo su esplendor, radiante, nadie miraba la estrellas, todos iban con afanes y preocupados. Se sintió triste ante esto.

Una vez terminado su tiempo, el señor Sol, apareció pomposo para hacer mejor el trabajo de la señora Luna. Al verla triste, le dijo:

- Viste señora Luna, no pudiste con mi trabajo, yo soy más importante para la Madre Naturaleza.

Al señor Sol le correspondió su turno:

Todos regresaban a sus hogares para descansar después de un día oscuro y frío. Pero se llevaron una sorpresa:

Estaba todo claro, y  hacía calor. ¿Cómo iban a poder dormir?, que caos. Se activaron ventiladores, aires acondicionados para poder refrescarse. Las aves empezaron a cantar. No podían conciliar el sueño.

Los animales y plantas de la selva nocturnos, salieron y los que tenían su piel sensible al señor Sol, sufrieron quemaduras. Todos los animales de la selva que salían de día despertaron en la noche, con la luz del señor Sol. Y no entendían porque estaban con ellos otras criaturas que no conocían.

Había descontento por parte de todas las criaturas. El señor Sol al igual que la señora Luna se sintió  acongojado porque no sabía qué hacer.

Así que la Madre Naturaleza intervino nuevamente y los llamó a los dos a platicar. Al verlos en ese estado de ánimo le dijo lo siguiente:

Mi querido señor Sol y mi querida señora Luna, ambos son importantes para mí. Cada uno tiene una función que cumplir. Vieron el desorden y el malestar que causaron  a todos, solo por querer demostrarme que el uno era mejor que el otro. Ambos deben trabajar en equipo como hasta ahora lo han hecho, cada uno desempeñando las funciones que les corresponden de forma armoniosa y con gran dedicación.

Mañana cada uno retornará a su lugar y confió que esta experiencia les sea útil para que no vuelvan a caer en el error que cometieron.

Todo retorno a la calma:

El señor Sol, despertó a todos con su luz radiante y les llenó de entusiasmo para empezar su día.

La señora Luna, les brindó el fresco de la noche y el cielo estrellado para que pudieran soñar.

Pero nadie pudo olvidar el día que fue noche y la noche que fue día.

3 de febrero de 2012

El confidente

(Redactado Diciembre 2007 - Mayo 2009)

La costumbre es amañadora, eso siente Santiago, mientras trota por el Malecom que disfrutó de niño. Observa a todos lo que están allí, entre ellos le tiene intrigado un anciano que ha visto ocupar el mismo sitio durante sus recorridos desde hace 15 días.

Cada vez que se decide a platicarle hay alguien que le hace compañía; un niño, una niña, un joven, adultos, ancianos… se asemeja a un confidente, eso cree. Santiago se aleja con sus cavilaciones y ha resuelto que mañana va a entrevistarse con este personaje.

Es domingo, el ambiente del Malecom está en su mayor efervescencia: niños que corren,  saltan, juegan con balones, andan en bicicleta, en patines, hay unos adolescentes con sus guitarras que entonan canciones para impresionar a sus amigas; pareja de enamorados, otros pasean a sus mascotas, algunos solitarios leen; vendedores de helados hacen sonar las campanillas de sus carritos, invitando a saborear el delicioso contenido. Ante el llamado, se agolpan alrededor de ellos los pequeñines como las abejas a la miel.

Santiago se extasía ante la dinámica del lugar; busca con ansiedad al anciano y corrobora que está efectivamente en el mismo lugar; en ese momento habla con una señora la cual se ve alterada, luego empieza a llorar; él la consuela abrazándola. Santiago se conmueve ante lo que observa.  A su lado hay dos hombres que entre risas dicen: 

-El loco del Malecom.

Santiago les mira indignado, como se atreven a burlarse. Les va a reprochar su comportamiento pero ya se han alejado. Cuando vuelve a mirar hacia donde está el anciano, le ve solo. Respira profundamente, se dirige a toda prisa, como temiendo que alguien más se le adelante. No comprende por qué se siente así. Y esa sensación de zozobra que le ha acompañado en estos días. Piensa que tal vez el anciano le pueda ayudar.


29 de enero de 2012

¿Vida?

Nuestra existencia pasa por variados matices: luminosa, gris, clara, obscura, tenue, opaca…

Cada día acaecen hechos lamentables: las fuerzas de la naturaleza se hacen sentir, causando muchas pérdidas humanas y materiales. En otras la mano del hombre es la que tristemente lo hace…

Estos acontecimientos nos recuerdan la fragilidad de nuestra existencia, hoy estamos mañana quien sabe. Por ello es fundamental vivir cada día dando lo mejor de cada uno tanto a nuestros familiares como a quienes comparten sus vidas ya sea por vínculos de amistad,  laborales, o de otra índole.

Tenemos vida, un don preciado que muchas veces no se valora, y se desperdicia de tal forma que resulta incomprensible entender por qué son así las personas? Cuando la tragedia nos envuelve suplicamos por otra oportunidad de vivir, de estar con los que amamos. Pero observamos que hay tantos que se sumen en estilos de vida que día a día van diezmando el hálito de su existir, bien pudiera decirse que se suicidan lentamente.

Les invito a que reconozcan su riqueza interior la cual es de incalculable valor, como un jardín en el cual  florecen los valores de la integridad, lealtad, honestidad, responsabilidad, respeto, tolerancia… y los que puedan germinar. Que sus fragancias impregnen a todos quienes les rodean.

Vive para trascender, residir en los corazones y ser recordado por las acciones para con tu prójimo.

17 de enero de 2012

Encuentros

(Redactado Septiembre de 2007)

En la habitación 8-10, dos amigas se están terminando de maquillar. Se encuentran emocionadas pues tienen una cita; pero no es cualquier cita.  Conocieron a sus galanes por Internet, tienen 4 meses de platicar y decidieron conocerse.

- Espero que al verlo sienta la misma emoción que me produce cuando estoy con él en el chat.

- Será que puede no ser lo mismo?

- He escuchado que ha habido casos de absoluta decepción; no pueden ni hablar, todo es un desastre.

- Mejor cambiemos de tema y no nos indispongamos antes de tiempo.  Hasta  no estar con ellos no sabremos que suceda. ¿Qué tal luzco?

- Espectacular; y yo?

- Divina.

Ambas rieron  a carcajadas pero se les nota el nerviosismo que les produce este acontecimiento.

En la habitación 7-03, se encuentra un joven hablando por teléfono.  La conservación empieza a tornarse en una discusión.

- Por qué tienes que juzgarme; no sabes nada. Es mentira cuanto te han dicho. Replica el joven.

Un largo silencio… y  de pronto del otro lado cuelgan.

Precipitadamente el joven toma las llaves de su auto y una chaqueta. Sale y activa el botón del segundo ascensor; éste se encuentra en el piso 11. En su rostro se observa angustia…  se desespera. Oprime el botón del primer ascensor está en el piso cuarto.

Las dos amigas se suben en el segundo ascensor.  Se abre la puerta en el séptimo piso, ingresa el joven.

Dos hombres y una mujer van el primer ascensor.  Retornan de sus trabajos, van silenciosos cada uno ensimismado en sus pensamientos. De pronto, se apagan las luces y los ascensores se detienen bruscamente haciendo que sus pasajeros se desestabilicen y choquen entre sí.

La oscuridad es absoluta, las luces de emergencia no se activan.